Act to Resist Rape Culture: written for our sons and all Latinx men, with love and urgency | english y español

Version en español se encuentra debajo de la version en ingles 
By Stephany Murguia Vega and Flor Olivo
We, as community workers, mothers, daughters, and partners to men of color, call for resistance to the legacy of rape culture in our communities. 
Junot Diaz’s — Dominican American writer, professor, and fiction editor — illustrates the impact that a culture of masculine violence has on boys and men of color. In an interview with Professor Paula Moya (2012), Diaz highlights that most readers don’t notice his critique on rape culture in his books. “For me,” says Diaz, “the rape culture of the European colonization of the New World… is the rape culture that stops the family from achieving decolonial intimacy, from achieving decolonial love.” In Diaz’s identification of the legacy of colonization he illustrates the power that all men of color have in this context, speaking on a character, “he’s clearly the book’s most salient proponent of the masculine derangements that are tied up to the rape culture… he is its biggest proponent and its biggest beneficiary.” 
What we see in Diaz’s portrayal and of rape culture in Latinx communities is a struggle between acknowledging the legacy of colonialism and the urgency of Latinx men to critique their own harmful behaviors. Although there are many valid critiques of the anti-rape movement and the non-profit industrial complex for its failure to center communities of color; this is a call out on rape culture in our Latinx community; specifically to Latinx men. In order to do so we must first define and recognize the implications of rape culture. Emilie Buchwald, in Transforming a Rape Culture (1995), explains, “Rape culture is a set of beliefs that encourage male sexual aggression and support violence against women”-identified people. As anti-violence educators we often receive remarks such as, “well, no one actually thinks rape is okay” or “yes, rape is bad but it’s not like it’s happening everywhere or frequently.” The thing about living within a rape culture is that you don’t notice the normalization of violence.
According to the Center’s for Disease Control (2010) 44.6% of women had experienced some form of sexual violence and 1 in 5 had been raped. That same study reported that 1 in 5 men had experienced some form of sexual violence in their lifetime. Latinx women report assault at higher rates; at around 50% (National Coalition of Anti-Violence Programs, 2013).
When sexual violence is identified as a problem, it is still not met with increased prosecution, policy initiatives or funding. The lack of access to services is especially true in our community. The National Violence Against Women Survey found that Latinx women were less likely to report rape victimization than non-Latinx women (1998). With survivors identifying; shame, guilt and loyalty to their partners or communities as primary factors in their decision to not report.  When they do report a 2013 study (Justice Denied: Low Sexual Assault Kit Submission Rates in Utah and Their Predicting Variables) showed that out of all reported sexual assaults in Salt Lake County over an eight year period only 6% ever resulted in prosecution. According to the Sexual Assault Among Latinas Study (2010) only 3.3% of Latinx survivors will ever access sexual assault services.
So how can we as a community, but especially Latinx men, utilize our positions to resist? 
Start by believing. Too often the response to an alleged sexual assault is disbelief or questions that imply disbelief. “Why did go you there?” “Did that really happen?” “Why didn’t you report sooner?” The most important response you can have to any assault is support. 
Center the increased lack of safety that exists for women and trans communities. Catch yourself when you feel annoyed or bothered by the discussions around rape and rape culture. Think through why you feel this way and recognize that not having to take your physical safety into account is a privilege. 
Acknowledge that rape is not a “women’s problem.” The highest demographic for sexual assaults are women but almost all perpetrators, 99 percent, are men (NIPSVS, 2011). It is time that men of color stand up and acknowledge this is a problem they must engage in. 
Don’t fall into the gender binary myth. Don’t forget that sex and gender are different and there are more genders than two. People who are gender-non-conforming, gender queer, trans and/or those who complicate the gender binary experience violence at disproportionate rates. (www.thenation.com, 2013
Always provide intersectional solutions. Think about how a person’s income, race, sexuality, citizenship and immigration status would impact their ability to use the criminal justice system as recourse. Come up with strategies that address those challenges. Move the most vulnerable from the margin to the center to develop effective solutions. (www.thenation.com, 2013)
Acknowledge that rape happens to men. It is estimated that 1 in 6 men will experience a sexual assault in their lifetime (CDC, 2012).  Furthermore, men in prison, juvenile detention system and foster care (Benedict, Zuravin, et.al, 1994) are more vulnerable to sexual abuse. Coincidentally, these systems predominantly consist of people from black and Latinx racial backgrounds.  Male sexual assaults go vastly unreported and male survivors are less likely than female survivors to receive services (Scarce, 1997). Men report their reasons for not coming forward are stigma, shame and definitions of masculinity (Malesurvivor.org, 2015).  Men who report a history of sexual violence are more likely to develop: symptoms of PTSD, alcohol and drug abuse, and suicidal thoughts.
Decolonization starts with dismantling rape culture. Acknowledge the participation of colonial legacies and how these have contributed to rape culture in our communities. Take time to learn more about your own history and how rape has played a part in it. 
Re-examine and re-imagine masculinity. Once we name violent masculinity as a root cause of violence against women, we have to ask: Is masculinity inherently violent? How can you be a man/masculine without being violent?  Understand that violence is not a normal or natural masculine urge. Join organizations working to redefine masculinity and participate in the national conversations on the topic. (www.thenation.com, 2013) Create a culture where emotions and vulnerability are allowed by men, in front of other men, and across generations.
Work towards system change. Champion and enforce policies that work to eliminate rape culture in the spaces you interact daily, for example: work, home, the gym, etc. Be proactive and name no-tolerance sexual harassment/assault policies in work spaces that you supervise, take this seriously when it comes up. 
Challenge other men even when it is difficult. Don’t participate in “locker room” talk, judging of women’s sexuality, or any other behavior that places the responsibility of violence on the potential victims and not on the perpetrators. 
Create a culture of consent, gender equality and power sharing in your homes. If you are a parent, support children in their own interests, outside of normative, gendered activities; create boundaries and chores equitably for all children, regardless of gender; and enforce these fairly, not based on gender expectations. 
Model consent in all interactions. Respect boundaries. Some examples are to ask for hugs and kisses and wait for consent even from small children, don’t dance with someone at the club without asking first, don’t cat call or assume that a person wants or likes a compliment. 
Practice asking for consent and work towards a positive model of consentEveryone has the right to sexuality without violence and as part of that is positive sexuality founded on enthusiastic consent This means being as excited and into someone else’s enjoyment as much as we are excited and into our own enjoyment.  Only yes means yes – and yes should come from an engaged and enthusiastic partner (Project Respect, 2015).
Counter the cultural idea that women and children are property. Women and children are not objects to be owned, even if they are your partners, wives, sisters, etc. Advocate for your sisters/female-identified family members and children’s autonomy. 
Counter the cultural value placed on virginity or dichotomy of women as either sluts or virgins. This value creates unfair expectations on women and queer folk while condoning aggressive sexual behavior in men; it also makes it very difficult to teach positive sexual health and consent when we can’t be realistic and non-shaming about human sexuality. 
Don’t participate in homophobic, transphobic or femmephobic talk. We’ve all casually heard people say the other f word or its Spanish counterpart, or people that refuse to use preferred pronouns because they just don’t see the point. Every point of marginalization increases an individual’s risk factor for sexual abuse. Trans, queer and femme members of our community are especially vulnerable.  Trans people of color are 7 times more likely to experience physical violence and twice as likely to experience sexual violence (NCAVP, 2013). 
Stop using sexually violent language and if you hear it, challenge it. It’s not uncommon for people to utilize the word “hook up,” refer to someone as a “pimp” or to refer to the physical act of sex as “bang, screw, fuck, nail, pound, etc.” This casual use of violent language dehumanizes a sexual partner and works to legitimize sexual violence. 
Don’t participate in body shaming. Don’t humiliate others by criticizing or making jokes using the body as a target. Refrain from making comments sharing details about another person’s body to demean them or offend them. Using the body as a subject of comedic relief or ridicule of others is common in our society. Begin by noticing it, work towards calling it out or boycotting media and others that use this type of comedy. 
Hold men that perpetrate violence accountable for their transgressions, even men with power, activist men or men that don’t fit the stereotype of a rapist. Recently a prominent Latinx activist was accused of sexual assault and immediately individuals in the same community came to his support and commented on the faults of the perceived victim.  This is a common narrative for survivors of abuse to hear and a deterrent to coming forward after an assault. We must combat violence within communities (sexual/domestic violence) so that we can combat violence directed against communities (i.e. police brutality, prisons, racism, economic exploitation, etc). (Incite.org, 2014).
Challange media narratives that only portrays Latinx women as oversexualized stereotypes (think Sofia Vergara in Modern Family) or Latinx men to the very few and one dimensional portrayals of hyper-masculinity (the gangster, the absentee father, the womanizer, etc). 
Don’t just talk the talk, walk the walk. Volunteer for or donate to domestic violence shelters or rape crisis centers. Find ways that you can be involved. Support the work of  women and queer communities. 
And if all else fails… Listen. Just listen.

Traduccion al Español:
Actúemos para resistir la cultura “Pro-violación”
Escrita para nuestros hijos y todos los hombres latinos,con amor y con urgencia
por Stephany Murguía Vega y Flor Olivo
Traduccion por: Emperatriz Olivo
Nosotras, como trabajadoras de la comunidad y en la comunidad, madres, hijas, y pareja de hombres latinos, hacemos una llamada pidiendo resistencia a la herencia que la cultura pro-violación deja en nuestras comunidades. 
Junot Díaz’s – escritor, profesor y editor Dominicano- estadounidense, ilustra el impacto que una cultura pro-violencia masculina tiene sobre los niños y los hombres latinos. En una entrevista con la profesora Paula Moya (2012), Díaz indica que la mayoría de los lectores no se dan cuenta de su crítica a la cultura pro-violación en muchos de sus libros. “Para mí,” dice Díaz, “la cultura pro-violación viene de la colonización europea del Nuevo Mundo … es la cultura de la violación que detiene que la familia alcance la intimidad decolonial, que alcance el amor decolonial.” 
Díaz, hablando sobre uno de los personajes en sus libros, Yunior, ilustra el poder que los hombres de color tienen en este contexto; es claro que este personaje es el “defensor más destacado del libro acerca de los trastornos masculinos que están vinculados a la pro-violación , ya que él es su principal proponente y su mayor beneficiario; además, él también es víctima de esta cultura.” 
“Lo que vemos en la representación de Díaz y de la cultura de la violación en las comunidades Latinx es una lucha entre reconocer el legado del colonialismo y la necesidad de que los hombres Latinos critiquen sus propios comportamientos. Por lo tanto, este es un llamado a que acabemos con las ideas pro-violación en nuestra comunidad latinx, específicamente y especialmente a los hombres latinos.
Entonces, ¿qué es cultura pro-violación? Emilie Buchwald, en su libro, “Transformando una Cultura Pro-violación (1995), explica que “la cultura pro-violación es un conjunto de creencias que fomentan la agresión masculina y apoyan la violencia sexual contra las personas que se identifican como mujeres.” Como educadores contra la violencia sexual en nuestras comunidades, a menudo enfrentamos desafíos como, “bueno, nadie piensa que violar está bien, no seas exagerada” o “bueno, violar es malo, pero no es que esté sucediendo en todas partes, o con frecuencia.” Lo que pasa cuando uno vive dentro de una cultura pro-violación es que no se da cuenta de la forma que esa cultura normaliza la violencia. Nos hace sentir que es normal.
De acuerdo con el Centro de Control de Enfermedades (2010) el 44.6% de mujeres había experimentado alguna forma de violencia sexual, y 1 de cada 5 había sido violadas. Ese mismo estudio informó que 1 de cada 5 hombres habían experimentado alguna forma de violencia sexual en su vida. Las mujeres latinas documentan asaltos a tasas más altas; de hasta el 50% (Coalición Nacional de Programas contra la violencia, 2013). 
Aun cuando la violencia sexual se identifica como un problema no se ve un aumento en persecuciones, no hay más iniciativas políticas ni financieras. La falta de acceso a los servicios es especialmente cierto en nuestra comunidad. La Encuesta Nacional de Violencia contra las Mujeres encontró que las latinas eran menos propensas a reportar la violación en comparación a las no latinas (1998). Con las sobrevivientes identificando, la vergüenza, la culpa y la lealtad a sus compañeros o comunidades como factores primarios en su decisión de no informar. Cuando lo hacen, reporta un estudio, de todos los asaltos sexuales reportados en el condado de Salt Lake durante un periodo de ocho años, sólo el 6% resultaron en la persecución. De acuerdo con el Estudio de Asalto Sexual entre las Latinas (2010) sólo el 3% de las sobrevivientes latinas volverá a acceder a los servicios de agresión sexual.
Entonces, ¿cómo podemos nosotros, como comunidad, pero especialmente los hombres latinos, utilizar nuestras posiciones para resistir? 
Empezar por creer. Con demasiada frecuencia, la respuesta a un presunto asalto sexual es incredulidad o preguntas que implican la incredulidad. ¿Por qué estabas allí? ¿Esto realmente sucede? ¿Por qué no denunciaste antes? La respuesta más importante que puede tener a cualquier asalto es el apoyo. 
Centrar la falta de seguridad que existe para las mujeres y las comunidades trans. Sorprendase a sí mismo cuando se sienta molesto o molestado por las discusiones en torno a la violación y la cultura de la violación, piense por qué se siente de esta manera, y reconozca que no tener que temer por su seguridad física es un privilegio que como mujer o como menor de edad no se tiene.
Reconocer que la violación no es un “problema de la mujer.” El más alto porcentaje demográficamente, hablando de los asaltos sexuales son mujeres, pero casi todos los autores, el 99% son hombres (NIPSVS de 2011). Es hora de que los hombres de color se pongan de pie y reconozcan que este es un problema que deben asumir, y aun mejor que eso deben solucionarlo.
No caer en el mito binario de género. No se olvide que el sexo y el género son diferentes, y hay más de dos géneros. Las personas que son GENDERQUEER no se ajustan a las normas sociales del género y aquellos que complican el binario de género experimentan la violencia a tasas desproporcionadas. (www.thenation.com, 2013) Las personas trans de color son 7 veces más probables de sufrir violencia física y tienen el doble de probabilidades de sufrir violencia sexual (NCAVP, 2013).
Ofrecer siempre soluciones intersectoriales. Piense acerca de cómo los ingresos, la raza, la sexualidad, la inmigración y la ciudadanía y la abilidad fisica de una persona tendría un impacto en su capacidad de utilizar el sistema de justicia penal como recurso, y pensar en estrategias que aborden estos desafíos. Mueva los más vulnerables desde el margen al centro para desarrollar soluciones efectivas. (www.thenation.com, 2013)
Reconocer que la violación le pasa a los hombres. Se estima que 1 de cada 6 hombres experimentan en un asalto sexual en su vida (CDC, 2005). Por otra parte, los hombres de prisión, el sistema de detención de menores y cuidado de crianza (Benedict, Zuravin, et.al, 1994), son más vulnerables al abuso sexual. Coincidencialmente en su mayoría, en estos sistemas abundan personas de clase social baja, raza negra y Latinx. Sin embargo, los asaltos sexuales masculinos son menos reportados, y los sobrevivientes masculinos son menos propensos que las mujeres a recibir servicios sociales (Escasa, 1997). Los hombres no reportan con frecuencia. Algunas de sus razones para no venir hacia adelante son el estigma, la vergüenza y definiciones de la masculinidad (Malesurvivor.org, 2015). Los hombres que informan de un historial de violencia sexual son más propensos a desarrollar síntomas de trastorno, estrés postraumático, abuso de alcohol y drogas, y pensamientos suicidas.
La descolonización comienza con desmantelamiento de cultura pro-violacion. Reconocer la participación de los legados coloniales y cómo éstos han contribuido a la cultura pro-violación en nuestras comunidades. Tómese el tiempo para aprender más acerca de su propia historia y cómo la violación ha jugado un papel en ella. 
Volver a examinar y re-imaginar la masculinidad. Una vez que denominamos la masculinidad violenta como una causa fundamental de la violencia contra las mujeres, tenemos que preguntarnos: ¿Es la masculinidad inherentemente violenta? ¿Cómo puedes ser un hombre / masculino sin ser violento? Entender que la violencia no es un impulso masculino normal o natural. Afiliarse a las organizaciones que trabajan para redefinir la masculinidad, y participar en las conversaciones nacionales sobre el tema. (www.thenation.com, 2013). Ayude a crear una cultura donde las emociones y la vulnerabilidad son permitidos por los hombres, frente a otros hombres, y través de las generaciones.
Trabaje para cambiar el sistema. Haga cumplir las pólizas que trabajan para eliminar la cultura pro-violación en los espacios que interactúa a diario. Por ejemplo, el trabajo, el hogar, el gimnasio, etc. Sea proactivo y de nombre a situaciones no apropiadas. No tolere el acoso sexual / políticas de asalto en los espacios de trabajo que supervisa, y tómelo muy en serio. Es supremamente importante para todos.
Desafíe a otros hombres, incluso cuando es difícil. No participe en conversaciones livianas acerca de las mujeres, de su vestuario, de su sexualidad, o de ningun cualquier otro comportamiento que haga que la responsabilidad de la violencia recaiga sobre las víctimas potenciales y no sobre los autores. 
Cree una cultura de consentimiento. La igualdad de género y el intercambio de poder en sus hogares. Apoye a sus hijo/as en sus propios intereses, fuera de actividades normativas de género; cree límites y las tareas de manera equitativa para todos los niños, independientemente de su sexo; haga cumplir esto basados en lo que es justo para todos, y no basado en las expectativas de género. 
Modele el consentimiento en todas las interacciones. Respete los límites. Algunos ejemplos son pida abrazos y besos y espere por el consentimiento, incluso de los niños pequeños. No baile con alguien en el club sin preguntar primero, no ofrezca halagos ni asuma que toda persona desea o le agradan sus cumplidos. 
Practique pedir consentimiento y trabaje hacia un modelo positivo de consentimiento. Toda persona tiene derecho a la sexualidad sin violencia y como parte de eso, la sexualidad positiva fundada en el consentimientoentusiasta. Esto significa estar excitado y en el disfrute de otra persona tanto como estamos emocionados y en nuestro propio disfrute. Sólo significa sí sí – y sí debe provenir de un socio comprometido y entusiasta (Proyecto Respeto, 2015).
Contrarrestar la idea cultural que las mujeres y los niños son propiedad.  Las mujeres y los niños no son objetos que deban ser considerados como propiedad personal. Incluso, si son sus madres, esposas, hermanas, etc., luche por sus derechos y los de los demás miembros de la familia / identificados como mujeres y asimismo por la autonomía de los niños. 
Combatir el valor cultural atribuido la dicotomía o a la virginidad de las mujeres, ya sea como zorras o vírgenes. Este tema crea expectativas poco realistas y juicios extremos para las mujeres, mientras al mismo tiempo se incrementa la tendencia a tolerar el comportamiento sexual agresivo en los hombres; también hace que sea muy difícil enseñar la salud sexual positiva, y el consentimiento cuando no podemos ser realistas y nos avergonzamos sobre la sexualidad humana. 
No participar en conversaciones homofóbicas, transfóbico o femme fóbico. Ocasionalmente todos hemos oído decir palabras como “joto o marica”, o sus sinónimos en inglés a las personas que se niegan a usar los términos correctos, simplemente porque no ven la necesidad del respeto en la forma de identificar las diferencias. Cada punto de marginación aumenta los factores de riesgo de un individuo hacia el abuso sexual. Las personas trans, queer y femme, miembros de nuestra comunidad, son especialmente vulnerables. 
Deje de usar el lenguaje sexual violento y si lo escucha, opongase. No es raro que las personas utilizan palabras tales como “coger, clavar, revolcar, chingar, etc.” en referencia al acto sexual como si se tratara de objetos violentos que justificaran esa terminología, para referirse al acto físico del sexo. Este uso ocasional de lenguaje violento deshumaniza la pareja y permite la violencia sexual. 
No participe en la ridiculización del cuerpo. No humille a los demás criticando o haciendo chistes usando su cuerpo como el objetivo de la burla. Abstenganse de hacer comentarios sobre el cuerpo de otra persona. No utilice esa práctica como medio cómico o divertido aunque sea algo común en nuestra sociedad. Comience por darse cuenta de ello y trabaje para resistirlo.  Boicotee los medios de comunicación y otras personas que utilizan este tipo de comedia. 
Haga responsable por sus transgresiones a los hombres que perpetúan violencia, incluso los hombres con poder, los hombres activistas o los hombres que caben en el estereotipo de violador. Recientemente, un destacado activista latinx fue acusado de asalto sexual y de inmediato individuos de la misma comunidad llegaron a su apoyo haciendo comentarios sobre las faltas de la víctima.  Se trata de una narrativa común que oyen los sobrevivientes de abuso y sirve de impedimento para no reportar después de un asalto. Debemos combatir la violencia dentro de nuestras comunidades para que podamos combatir la violencia dirigida en contra de nuestras comunidades (es decir, la brutalidad de la policía, las prisiones, el racismo, la explotación económica, etc.) (Incite.org, 2014).
Reta los estereotipos de los medios de comunicación. Estos medios difunden la idea de que las mujeres latinas solo son un símbolo sexual con poco intelecto. Latinx estereotipos oversexualizados (piensa en Sofía Vergara en Modern Family). En estos estereotipos también los hombres latinos aunque sean unos pocos representan imágenes tridimensionales de hipermasculinidad (el gángster, el padre ausente, el mujeriego, etc). 
No se limite a hablar, actúe, se hace camino al andar. Sea voluntario. Done tiempo y/o dinero a refugios de violencia doméstica o centros de crisis por violación en su ciudad. Encuentre maneras en las que usted pueda participar. Apoye el trabajo de las mujeres y de las comunidades queer en respeto al tema.
Y si todo lo demás falla … Escucha. Sólo escucha.  

Comments

Popular Posts