Sembrando autonomia en las comunidades de color

Por Flor Olivo
Guerrillera

Los pueblos nativos tienen un vínculo largo con la Madre Tierra, la producción de alimentos necesarios para sobrevivir y también la creación de formas de vida sostenibles. Décadas de imperialismo, colonialismo y capitalismo Americano a través del mundo han roto estas conexiones, haciendo que algunas pueblos indígenas y muchos inmigrantes de color abandonen sus terrenos, sus tierras, y sus jardines, a menudo a vivir en nueva tierra inhóspita. A veces, el apartamiento a causado que los derrocados terminen trabajando la tierra, haciendo la siembra y la cosecha, para otros. Al mismo tiempo, muchos que han llegado a países nuevos han olvidado o no han podido continuar estas prácticas.
 
He plantado un jardín cada año desde el 2006. A través de este proceso descubrí que tengo herencia agricultora. El padre de mi madre trabajaba la tierra, cosechaba y vendía tomates en Colombia. La familia de mi padre también tenía terrenos en México antes de terminar en la ciudad de Monterrey Nuevo León, México. Al cosechar más frutas y verduras, comencé a publicar fotos y escribir sobre mi jardín. Recibí gran apoyo de todos mis amigos y familiares, y hubieron muchos interesados ​​en formar sus propios jardines. Me pregunte por qué la mayoría de los jardineros que conocía eran progresistas blancos. También me dio curiosidad por qué más personas como yo tenían jardínes.

Ser capaz de cultivar nuestra propia comida como comunidades de color nos ayuda a acercarnos a los debates del ambientalismo en nuestros espacios. Según el reverendo Benjamin F. Chavis Jr. en el libro Enfrentando el Racismo Ambiental: Voces desde las bases, “los habitantes de las comunidades [de color] se exponen a mayor riesgos de salud y ambientales que la población en general. Es evidente que todas las [personas] no tienen las mismas oportunidades de respirar aire limpio, beber agua limpia, disfrutar de los parques y áreas de juego limpio, o trabajar en un ambiente limpio y seguro." Esto se extiende a las conversaciones de la auto-sostenibilidad y la inclusión en poder tomar decisiones que afecta lo que consumimos.

Hay muchas razones que este tipo de exclusiones, ofensas y ataques directos siguen ocurriendo en nuestros barrios, pero a pesar de esto hay cosas que podemos hacer para comenzar a tomar nuestra agencia y trabajar activamente para restablecer nuestras voces. Hay movimientos en México y América del Sur que han restablecido la soberanía del agua y los derechos de las comunidades indígenas. Hay comunidades que sobreviven gracias a sus propios jardines.

Recientemente le pregunté a mis amigos en FB cuáles eran las cosas que les impedían sembrar sus jardines. 

Muchos expresaron falta de conocimiento. Alicia Cervantes, activista local compartió, "No tengo ni idea de cómo empezar ni cuándo. Nosotros compramos las semillas, pero no sabemos qué hacer a partir de ahí." Maria Alma Razo, madre de cinco hijos, dijo, "Lo intenté el año pasado y no crecío nada. "Karla Morales, madre de dos hijos, escribió, "me encantaría aprender.”

Algunos otros carecían del espacio. "Yo vivo en un apartamento, pero apoyo a los agricultores locales,” escribió Elise Boxer, profesora de Universidad de Utah. Arlene Padilla Arenaz, asesora académica en el departamento de ingeniería en la Universidad deUtah, escribió,"Yo vivo en un condominio y no tengo espacio. Cuando vivía en una casa, solía crecer de todo.”

Y hay también los que lo habían logrado con éxito. MarissaTellez, educadora en Tejas, reconoció su talento natural, "tengo un pulgar verde, pero yo creo que es pura suerte. De hecho, me encanta trabajar en el jardín, pero puede ser un poco caro.”

Hay maneras de encontrar tiempo, recursos y espacios para tener jardines de verduras y frutas. Nuestras propias comunidades tienen respuestas y también métodos prácticos, e ideas para herramientas útiles. He aprendido muchas cosas sola, pero también he sido capaz de aprender de mis mayores y tambien de otros jardineros. Mi tio abuelo me ayudó a crecer una fila de tomates utilizando abono natural, que floreció la temporada pasada. También me enseñó a usar bolsas de plástico como cuerda. Los años antes mi padre me ayudó a pensar en maneras de fertilizar y organizar nuestros productos para utilizar el agua de forma más eficiente. 

Hace dos años, María López, madre comunitaria que recide en Rose Park, me inspiró con su jardín. Ella estaba creciendo papas, maíz, chiles, tomates y frutas. Todas, cosas que ella utiliza en su cocina diariamente.
 
López dice que su motivación es poder proveer a su familia con frutas y verduras orgánicas. Quería "tener verduras naturales, que no tuvieran productos químicos. No fue difícil empezar. Fue fácil. Planté semillas."

Ella tomó las semillas que le gustaban. Trabajó la tierra, las cuido quitandoles malezas que crecían a su alrededor y se aseguró de que la tierra se mantuviera húmeda. Y compartió con orgullo que "todo lo que ha plantado ha crecido maravillosamente. El secreto es regar constantemente.”

Lopez no le hecha fertilizante a sus plantas, simplemente se asegura de mover la tierra y echarle agua regularmente.

López dijo, "usa lo que siembres. Y vale la pena el trabajo para poder controlar que las verduras y frutas no tengan químicos que nos lastimen."

El sembrar y cosechar mis propias frutuas y verdudaras ha sido una experiencia estimulante que he utilizado para mantenerse de mis raíces, para mantener espiritualidad y para explorar un estilo de vida más sano. Para mí, se ha convertido también en una forma activa de restablecer un arte que define la determinación y el poder. Para la gente de color la jardinería puede promover hábitos saludables, puede dar paz en saber de dónde provienen sus alimentos, puede ayudar a la economía familiar al ahorrar dinero. Y puede incluso convertirse en un refuerzo a la economía local a través de los mercados de agricultores.

No es difícil empezar. Todo lo que tienes que hacer es plantar una semilla, literalmente.

Para más consejos sobre jardinería y la fuerza de jardinería comunitaria visite nuestro sitio web  Venceremos.utah.edu







Comments

Popular Posts